Juan Cruz Gimenez “En principio fue una broma que terminó en un dolor de cabeza”

Sobre el chat que alarmó a la Escuela Alte. Brown

Así lo expreso el  director de la Región IV de Educación. Se aplicó el protocolo de actuación para estos casos, pero “no hay ningún elemento dentro de la escuela que dé cuenta de que esta hipotética situación (de ataque con armas) tenía posibilidad de concretarse”. A la conversación virtual la iniciaron dos alumnos.

Todo comenzó con un chat entre dos alumnos de la Escuela Media N° 331 Alte. Guillermo Brown. Ese intercambio de textos por WhatsApp —donde se hablaba de un eventual ataque con armas de fuego a otros compañeros al momento de entrar al colegio—, se viralizó y llegó a conocimiento de padres, directivos y autoridades. Y se generó alarma. Este martes, funcionarios de la Región IV explicaron qué ocurrió en conferencia de prensa.

“Lo que pasó en la escuela Alte. Brown nos llevó a prevenir y tomar con seriedad lo que ahora se investigará a raíz de la denuncia que ha hecho todo el equipo educativo (con actas y entrevistas realizadas en el transcurso de este martes) en lo que puede ser una figura de delito, que estará en manos del fiscal y del juez de turno”, dijo Juan Cruz Giménez, titular de esa Región. Estuvo acompañado por Mariana Esteybar, del Equipo Socioeducativo y Noemí Gaido, coordinadora Pedagógica.

Ya todas las pruebas se entregaron al Centro Territorial de Denuncias, afirmó Giménez. Ahora seguirá la investigación. “Si era una situación de ‘travesura’, como viene pasando con las amenazas de bombas, tenemos que aplicar el protocolo de actuación, que establece que ninguna de estas situaciones puede ser tomada en broma, sino con mucho recaudo y cuidado”.

No obstante todo ello, y en base a las pruebas recabadas y ya aportadas, “no hay ningún elemento dentro de la escuela (Alte. Brown) que dé cuenta de que esta hipotética situación tenía posibilidad concreta de ejecutarse. No tenemos ningún elemento probatorio de antecedentes policiales (de los alumnos involucrados)”, resaltó.

“Dolor de cabeza”

“Entonces, ¿esto fue una broma?”, consultó un cronista. Giménez respondió: “Con los elementos que nosotros aportamos, todo indica que sí… Un comportamiento de no ir a clases. Pero esa instancia de broma, en principio, terminó siendo un dolor de cabeza para todos”. Se refería a los padres, los docentes, los directivos y hasta los propios funcionarios de Educación.

En la reconstrucción de la secuencia, el funcionario comentó otro dato clave: una charla la noche anterior (a la de este martes) en una plaza. “Se presentaron cuatro adultos (que no son alumnos de la escuela, aclaró), que estuvieron con los dos alumnos y dieron fe de que esa conversación (de eventual ataque) se había realizado, y que esa posibilidad se había hablado. Y por temor o preocupación, se presentaron para dar sus testimonios y datos, que fueron muy importantes”.

Y respecto de qué los habría motivado a los dos alumnos, “en principio se había hablado de una película que habían visto; pero de lo que sabemos, en realidad hacían referencia a una tragedia conmemorada hace poco en Estados Unidos”, agregó Noemí Gaido.

Sin sanciones

Los funcionarios aseguraron que no se aplicarán sanciones contra los dos alumnos. “No están yendo a la escuela por protección”, dijo Giménez. “Hay un trabajo muy fuerte con toda la comunidad educativa, se está trabajando con los dos alumnos, acompañados por sus padres”.

“Están planificadas otras entrevistas, y principalmente la aplicación de programa Ruedas de Convivencia, donde se dialogan estos temas con los chicos. Además, charlas con los padres de todos los cursos. La escuela tiene psicólogos, los chicos trabajarán con ellos. Se tomarán las medidas pedagógicas que correspondan”, aportó Esteybar, del Equipo Socieducativo.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *