El pedido desesperado que espera respuestas del Servicio Penitenciario

En 2013, Sabrina Villalba donó de urgencia un órgano a su madre y no fue aceptada en el ingreso al Servicio Penitenciario. A tres meses de ser recibida por autoridades provinciales para analizar su situación, aún no tiene veredicto. “Estoy muy angustiada, no tengo dinero para mantener a mi familia”, expresó la joven. Desde el Ministerio de Seguridad aseguran que el expediente avanza a paso firme.

En enero, UNO Santa Fe dio a conocer la historia de Sabrina Villalba, la joven corondina que no fue aceptada en el Servicio Penitenciario de Santa Fe por haber sido donante. Es que en 2013, cuando se enteró que su mamá corría riesgo de vida, la mujer no dudó ni un instante en donar su riñón como acto de amor, de entrega total a quien le dio la vida.

Algunos meses después de la operación, la joven intentó ingresar al Servicio Penitenciario. Sin embargo, desde la Junta Médica que evaluó su caso, pese a haber superado las instancias previas con altas calificaciones, denegaron su ingreso.
A los pocos días de la publicación de la historia de Sabrina y los inconvenientes que se le presentaron desde ese momento, a pesar de que los médicos que la operaron en Rosario le aseguraron que iba a tener una vida normal para insertarse en el mercado laboral, fue recibida en la ciudad de Coronda por Pablo Cococcioni, por aquel entonces secretario de Asuntos Penitenciarios. El funcionario sostuvo que más allá del análisis puntual del caso, hay una situación concreta en el Servicio Penitenciario respecto a normativas que ya han cumplido su ciclo y deben ser revisadas. “Es un conjunto de normas muy antiguas, de ahí que nosotros inclusive proyectamos cambiarlas, empezando por la Ley Orgánica del Servicio Penitenciario, que es un decreto de ley de la dictadura”, manifestó Cococcioni, quien además subrayó que luego vendrá todo un proceso de revisión de las normativas internas.
En relación al caso concreto, el funcionario provincial había destacado que la aptitud física es una condición ineludible y es un requisito legal dependiendo de las funciones para las que ingrese. “Este caso es muy complejo también porque se postuló en el ingreso al escalafón Cuerpo General, que es para tareas específicas de seguridad. Tal vez si hubiera sido para un concurso de oficinista, no estaríamos teniendo esta discusión”, aseveró Cococcioni en enero a UNO Santa Fe, luego del encuentro que mantuvo con Villalba en la ciudad de Coronda.
En el mientras tanto, Sabrina Villalba y su familia pasan por una situación muy complicada. “Hoy en día me encuentro a la espera; en su momento me habían avisado que mis reclamos habían salido favorables y que habían hecho lugar a mi reclamo, que solo debía esperar que una junta médica decidiera mi función”, indicó la joven corondina y continuó agregando: “Espero que todo se pueda resolver a la brevedad ya que hoy no tengo trabajo y no estamos pasando un buen momento con mi familia. Mi esposo trabajaba en la construcción de la cárcel federal, la cual fue suspendida por falta de fondos, y quedamos sin la única entrada de dinero que teníamos para pagar el alquiler, los impuestos y mantener a nuestros hijos”.
Por su parte, Juan Manuel Martínez Saliva, actual secretario de Asuntos Penitenciarios, señaló que el caso de Sabrina, cuyo expediente posee 82 fojas, avanza a paso firme y que resta esperar los tiempos naturales del proceso de dicha gestión.
Hoy Sabrina vive en Coronda, es la madre de dos hijos de 3 y 8 años y tanto ella como su marido se encuentran sin trabajo. En enero, en un recurso desesperado por buscar una salida a su dilema, le escribió un mail directamente a la presidencia de la Nación, y obtuvo una respuesta:



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *