0011361563

Desbaratan la mayor red internacional de pornografía infantil por WhatsApp

Los grupos de WhatsApp fueron creados e integrados por usuarios de 18 países de Europa, Centroamérica y Sudamérica con una temática exclusivamente pedófila. 39 personas fueron detenidas. La investigación continúa abierta en la Argentina.

Los acechaban desde 2016. Y los atraparon esta semana: la organización más grande a nivel global de intercambios de pornografía infantil por WhatsApp, por fin fue desmantelada.

En una investigación conjunta entre la Policía Nacional de España, la Policía Europea y la Interpol, encontraron en más de 360.000 fotografías y videos: “un evidente trato vejatorio y una desmesurada brutalidad sobre las víctimas, de edades comprendidas entre cero y ocho años”.

En la trama judicial que tiene por nombre “Operación Tantalio”, se logró ubicar a 135 pedófilos en 18 países de Europa, Centroamérica y Sudamérica. En la primera fase del operativo, la red fue desmantelada y se hicieron 39 arrestos a presuntos delincuentes en España, Colombia, Italia, Alemania, Bolivia, Costa Rica, Paraguay, Chile, El Salvador y Portugal.

Para entender cómo se fraguó uno de los golpes más exitosos a la infame industria de la pornografía infantil hay que remontarse a junio del año pasado, cuando la Unidad de Investigación Tecnológica de la Policía Nacional de España detectó un enlace en la red TOR, un conjunto de servidores que permite crear IPs anónimas de los usuarios, donde se invitaba a participar en un grupo de chat para intercambiar pornografía infantil.

El link dirigía a una página web con instrucciones sobre cómo crear redes anónimas para entrar a una gran comunidad de pedófilos en un servicio de mensajería instantánea. La policía siguió el rastro y detectó que aquel no era el único enlace, sino que había numerosas publicaciones con reglas para entrar a esos grupos de WhatsApp abiertos para todos los usuarios.

La policía encontró a decenas de pedófilos que se pasaban miles de archivos multimedia con actos degradantes para los menores de edad. Era como un gran club con sus propios criterios de admisión y expulsión de miembros, con moderación de contenidos e incluso con un lenguaje propio de los ambientes pedófilos.

A partir de entonces, la Policía se dio a la tarea de detectar cada movimiento. Así descubrieron 96 grupos de WhatsApp y que los usuarios dedicados exclusivamente al intercambio y distribución de pornografía infantil estaban en 18 países de Sudamércia, Centromérica y Europa, especialmente en España.

Para no dejar ningún cabo suelto, también se solicitó la colaboración de Interpol y Europol, que asegurarían una absoluta coordinación de las actividades operativas en cada uno de los países afectados, informó la Policía.

Una vez que tenían toda la evidencia necesaria, los grupos policiales actuaron en todo el mundo. Además de los arrestos, “Operación Tantalio” logró el decomiso de 23 teléfonos móviles, siete ordenadores portátiles, una tablet, tres cámaras de fotos, diez discos duros externos, diez pendrives, nueve tarjetas SD de gran capacidad de almacenamiento y 64 DVD, además de los 360.000 archivos de pornografía infantil.

Un objeto, en especial, tiene a las autoridades en alerta: en Lugo, España, la policía halló un manuscrito con nombres de niñas y niños, edades y lugares de encuentros sexuales con adultos, algunos de ellos fechados hace veinte años.

La operación no ha terminado: en México, Argentina, Brasil, y más países, la investigación continúa abierta a la espera de arrestar a más pedófilos.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *